Vida saludable en América Latina: Cuidando de mi bienestar mental

Con la pérdida humana, el distanciamiento y el aislamiento social a escala mundial, mantener el bienestar mental está demostrando ser vital para una vida saludable. La tendencia global “Cuidando de mí mismo” apunta a que el bienestar mental converge con el físico, adquiriendo una nueva y mayor importancia en el contexto de la pandemia del coronavirus (COVID-19).

Según la encuesta de estilos de vida 2020 de Euromonitor International, las formas populares de reducir el estrés incluyen remedios herbales locales, yoga y ejercicio (en línea), aplicaciones como Headspace o incluso pastillas para dormir.

El alcohol y los cigarrillos también han experimentado un crecimiento significativo en América Latina y en todo el mundo. Sin embargo, existen varios otros “bienes basados en resultados” para abordar las necesidades específicas de bienestar mental, que tienen como objetivo prevenir los efectos fisiológicos del estrés, la preocupación y el insomnio.

Alivio de la ansiedad como estado de necesidad

Los productos posicionados para mejorar el estado de ánimo, relajación, alivio del estrés y ansiedad, y el aumento de la función cerebral son cada vez más relevantes en diversas industrias, desde bebidas hasta cosméticos. El consumidor moderno, ya no basa su decisión de compra en qué producto o ingrediente quiere o cuándo quiere consumirlo, sino en el resultado específico que obtendrá y cómo los hará sentir.

El cannabis legal está a la vanguardia de la restauración en el espectro del bienestar mental, específicamente la mejora del estado de ánimo, utilizando diferentes cepas de un ingrediente. El mercado legal para el cannabis alcanzará globalmente los US$166 mil millones para 2025.  En América Latina, Uruguay lidera el camino con el uso recreativo legalizado desde 2017.

A medida que este panorama se hace cada vez más popular, existen empresas enfocadas en el bienestar mental de consumidor. Por ejemplo, The Good Patch de La Mend son parches tópicos con infusión de cáñamo y otros ingredientes naturales para abordar necesidades específicas, por ejemplo: dormir, resaca, dolor y ansiedad. Como un ingrediente calmante y antiinflamatorio, el cannabis está en condiciones de ayudar a una variedad de funciones, desde el sueño hasta la relajación.

Candescent es otra compañía que utiliza el cannabis como ingrediente principal. La firma estadounidense ofrece una variedad de productos que impulsa a los consumidores a “elegir un efecto para curar su experiencia de cannabis ultra premium”.

En la industria de belleza y salud, el vínculo entre el olfato, memoria y bienestar mental está bien establecido y es el principal impulsor del concepto de aromaterapia. Más fragancias funcionales han aparecido en el último año, ya sea evocando el olor de la naturaleza o utilizando productos botánicos para calmar al consumidor.

Las fragancias funcionales son una mezcla que altera el estado emocional del usuario, relaja y calma al usuario durante los momentos de mayor estrés. Nue Co colaboró con destacados actores de la industria para crear una mezcla – basada en la investigación del Laboratorio de Cerebro y Comportamiento de la Universidad de Ginebra – que muestra la conexión entre la función cognitiva y el sistema olfativo.

Esta industria dinámica y disruptiva ha liderado el camino para que otros productos de consumo se posicionen de manera similar. La inclusión de ingredientes botánicos funcionales en alimentos y bebidas, como la cúrcuma, champiñones, ashwagandha y matcha, o estimulantes hormonales en neurocosméticos, son claves para abordar esta tendencia.

En América Latina, Hunza de Big Buzz Spa es una marca para observar dentro de la tendencia de aguas funcionales. Posicionado como agua de alta calidad y enriquecido con vitaminas y minerales, los estados de necesidad específicos incluyen “calma”, “movimiento”, “pensar” y “joven”. Inicialmente se posicionó en farmacias y otras tiendas de salud y luego ganó espacio en tiendas de conveniencia y en supermercados.

Mientras tanto, Free Mind (México) utiliza ingredientes como la manzanilla, valeriana, bálsamo de limón, verbena de limón y extracto de té, cuyo objetivo es similar; reducir el estrés y ansiedad. La marca comenzó como un agua funcional, pero luego amplió su cartera para incluir té listo para tomar.

Cuidando de mi es una tendencia poderosa a largo plazo, que probablemente lleve la mente y el bienestar mental a la vanguardia de las preocupaciones de los consumidores. Las decisiones de compra se basarán en estados de necesidad personalizados para abordar áreas clave, como ansiedad o poca energía, en una variedad de industrias.

La tendencia anuncia en última instancia un nuevo futuro de intoxicación socialmente responsable para los estimulantes tradicionales como el alcohol y tabaco: algunos jugadores se reinventarán como proveedores de bienestar. La estimulación responsable y el bienestar mental serán prioritarios a medida que los consumidores busquen tranquilidad.