Digitalmente juntos: La distancia no es una barrera

En la última década, la tecnología ha evolucionado desde un facilitador de la comunicación a permitir interacciones multidimensionales y experiencias colectivas. Esta evolución continúa moldeando la forma en que nos conectamos y colaboramos con nuestros amigos, colegas y cada vez más con extraños, creando y experimentando digitalmente juntos, mientras estamos separados.

Internet más rápido que satisface las necesidades de los consumidores globales

La creciente omnipresencia del internet de alta velocidad, en especial el crecimiento acelerado del internet móvil está impulsando las experiencias interactivas en línea y facilitando la colaboración instantánea en archivos grandes.

El internet móvil con LTE (acrónimo de Long Term Evolution) o velocidades aún mayores se está extendiendo a través de África / Medio Oriente y Asia Pacífico. Entre el 2018 y 2026, estas regiones experimentarán el 88% del crecimiento de la población entre el 2018 y 2026, lo que llevará a un gran incremento en el número de personas que se conectan en línea a nivel global.

Los avances en conectividad digital se vuelven cada vez más importantes a medida que las personas continúan expandiéndose alrededor del mundo sin querer perder conectividad.

Las personas están viviendo y viajando, alejándose de sus familias y amigos. Entre 2010 y 2017, el número de migrantes creció de 173 millones a 220 millones. El crecimiento de los viajes internacionales solo apoya esta tendencia.

Los dispositivos portátiles orientados a mejorar el estado físico también están desarrollando cada vez más capacidades biométricas. El último modelo de Apple Watch está equipado con un sensor electrocardiográfico.

Este tipo de innovaciones en tecnología biométrica, combinadas con las mejoras en el envío de archivos grandes y capacidades para videoconferencia están facilitando el diagnóstico y tratamiento médico virtual o “telemedicina”.

Comportamiento de estar juntos

A nivel global, el 45% de las personas comparten fotos o videos semanalmente, un porcentaje que en 2015 era de un 38%.

Esta actitud activa también está siendo complementada o reemplazada por la distribución pasiva que ocurre cuando decidimos poner datos personales, como ubicación y actividades a disposición de nuestros amigos o familia a través de aplicaciones como Life360 y WhatsApp.

La banda ancha digital y los sistemas de seguridad para el hogar han evolucionado hasta permitir el monitoreo del hogar desde dispositivos móviles, una funcionalidad utilizada a menudo por los padres para vigilar a sus hijos o a sus cuidadores.

La popularidad del monitoreo remoto y control de dispositivos para el hogar está creciendo. En 2017, el 53% de las personas utilizaba sus teléfonos móviles para monitorear sus casas, cifra que era de 35% en 2015.

En los EE. UU. el 13% de los individuos vigila sus hogares, a algún familiar o a su cuidador utilizando sus teléfonos, manteniéndose conectados cuando se encuentran fuera de casa.

Nuestra creciente comodidad con compartir nuestros amigos, ubicación y actividades en línea nos llevará al desarrollo de nuevas formas de compartir con el otro.

A medida que nuestras capacidades tecnológicas y la comodidad que experimentamos al usarlas crezca, también lo hará el potencial de lo que podemos crear o experimentar juntos, de manera remota. Las industrias también se están transformando rápidamente para adaptarse a las demandas de las opciones virtuales.

Conforme el derecho, la medicina y otros campos similares sigan avanzando en su camino hacia el mundo en línea, los procesos que requieran visitas en persona se podrán ir reemplazando por alternativas digitales.

Desde las oficinas gubernamentales a los hospitales, las nuevas tecnologías están empujando los límites con respecto a los tipos de interacciones profesionales que pueden realizarse en línea.

Para conocer más sobre el comportamiento y preferencias de los consumidores digitales os valores y descarga Las 10 principales tendencias globales de consumo para 2019.