fbpx

En los últimos años ha habido un avance del movimiento saludable en Chile, que se ha manifestado en un crecimiento de la práctica deportiva, así como en un aumento del consumo de productos de nutrición deportiva, control de peso, vitaminas y suplementos dietarios o alimenticios. Sin embargo el exceso de peso y la obesidad también han crecido durante este periodo. El presente artículo explora las razones de estas tendencias en apariencia contradictorias.

La ola saludable

Es evidente el avance del movimiento saludable en Chile en los últimos años. El mismo se manifiesta de diversas formas. Por un lado en el crecimiento de la práctica deportiva. El running es el deporte que más ha crecido. Además de la práctica habitual individual, empresas de marcas deportivas y de otros rubros organizan numerosas maratones y carreras cada año. También ha habido un gran incremento en el número de personas que usa la bicicleta, tanto como medio de transporte como medio para ejercitarse o en forma recreativa. Las redes públicas de arriendo o renta de bicicletas se están consolidando (por ejemplo: bikesantiago.cl, bicilascondes.cl). Más gente también acude a gimnasios o entrena en plazas y parques con las máquinas de ejercicios instaladas por el gobierno. Otro indicador del aumento son las ventas de ropa deportiva, que en valor aumentaron a una tasa anual promedio de un 8% entre 2009 y 2014, de acuerdo con datos de Euromonitor International.

Por otro lado, la onda saludable también se manifiesta en el mercado de nutrición deportiva, vitaminas, suplementos dietarios y control de peso. Cadenas dedicadas exclusivamente a estos productos tales como Sportika, All Nutrition y Nutrition Zone han estado aumentando el número de sus locales. Asimismo, las tres grandes cadenas de farmacias de Chile, que manejan el 95% de las ventas de medicamentos del país, están impulsando cada vez más sus líneas de productos de estas especialidades. Farmacias Cruz Verde maneja la línea de productos “Vive más”, que hasta tiene su propio website vivemas.cl. Su principal marca es Vitamin Choice, que ofrece suplementos alimenticios importados de Estados Unidos. Farmacias Ahumada por su parte ofrece productos de la marca GNC Live Well, no solo en su amplia red de farmacias sino también en locales instalados con la marca GNC propiamente dicha. La tercera cadena, Salcobrand, ofrece productos con la marca Vitamin Life Wellness Science. Además abrió un sitio web llamado mujerbienestar.cl y hasta un Centro de Bienestar abierto a la comunidad donde ofrecen cursos en temas de salud, belleza y bienestar. La demanda ha respondido a la nueva oferta de productos de todas estas cadenas: de acuerdo con datos de Euromonitor International, en los últimos cinco años, las tasas anuales promedio de crecimiento en valor de las ventas de nutrición deportiva, de suplementos alimenticios y de productos para control de peso, fueron de un 22%, un 8% y un 4% respectivamente.

La otra ola

Los datos mencionados anteriormente pueden llevar a pensar que la “ola saludable” está llegando a toda la población del país. Sin embargo, problemas de salud como el sobrepeso y la obesidad están creciendo también. Si bien la obesidad es un problema de escala mundial, Chile es uno de los países del mundo donde los índices son más altos. De acuerdo con datos de Euromonitor International, el porcentaje de población obesa en Chile subió de 28% en 2009 a 34% en 2014. Los porcentajes equivalentes para el conjunto de países incluidos en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), por ejemplo, también subieron pero se mantuvieron por debajo de los de Chile: de 21% en 2009 a 24% en 2014.

El problema también está presente en la población infantil de Chile. El Mapa Nutricional 2013 de Junaeb (Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas)  muestra preocupantes índices de obesidad y sobrepeso en los niños de los primeros niveles de escolaridad. Basada en 693,000 encuestas realizadas en estudiantes de prekinder, kinder, primero básico y primero medio del país, Junaeb declara que el 25% de los menores de primero básico padecía obesidad, mientras que otro 26.5% tenía sobrepeso. Es decir, más del 50% de los infantes entre cuatro y seis años pesaba más de lo que se considera normal para su edad.

La obesidad tiene múltiples causas. Entre las principales están los hábitos alimenticios no saludables, tanto por el tipo de alimentos ingeridos como por la cantidad, y el llevar una vida sedentaria. En algunos casos existen dificultades económicas para acceder a alimentos saludables. En otros casos los hábitos no saludables se deben a costumbres. En muchos casos existe ignorancia respecto de los problemas de salud generados por la obesidad (artritis, asma, diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, etc.) y en algunos hasta existe la concepción errónea de que estar “gordito” es estar “sanito”.

De acuerdo con datos de Euromonitor International las ventas en valor de cadenas de comida rápida crecieron a una tasa promedio anual de 8% en el período 2009-2014, mientras que las ventas de cadenas de pizzerías por su parte lo hicieron a una tasa promedio anual del 12% en el mismo período. Estos aumentos son un indicador adicional de que hay hábitos alimenticios que contribuyen al exceso de peso que se mantienen, al menos en vastos sectores de la población. En las cadenas mencionadas predomina el consumo de bebidas azucaradas y alimentos de alto contenido graso y calórico.

¿Por qué crecen simultáneamente estas tendencias contrapuestas?

Si bien en los últimos años la economía chilena ha mostrado un crecimiento significativo y se redujo la tasa de desempleo, Chile sigue siendo un país con alta desigualdad en los niveles de ingresos. En consecuencia los distintos estratos sociales presentan grandes diferencias en términos de estilos de vida y hábitos de consumo. Las tendencias contrapuestas mencionadas tienen relación con estas diferencias. La ola saludable predomina en los estratos medios-altos, mientras que el aumento en los índices de exceso de peso predomina en los sectores de menores ingresos.

Un indicador de esta realidad se encuentra en la Encuesta Casen de 2013, según la cual mientras que en el primer y segundo quintil de ingresos el 15% de los niños de hasta seis años tienen exceso de peso, en el quintil de mayores ingresos este porcentaje es de solo un 10%. Estos datos son consistentes con la última Encuesta de Consumo Alimentario (ENCA) publicada en 2014 por el Ministerio de Salud de Chile en conjunto con la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, para la cual los niveles socioeconómicos más bajos presentan una mayor proporción de alimentación poco saludable, mayor sobrepeso y obesidad.

Hay factores que refuerzan la realidad mencionada. Por ejemplo, las ISAPRES (Instituciones de Salud Previsional privadas) funcionan como un agente de prevención del exceso de peso a través de información e incluso descuentos para gimnasios y competencias que hacen llegar a sus afiliados. Sin embargo, según la encuesta Casen 2013, solo está afiliado a ISAPRES un 14% de la población, mayoritariamente de sectores de ingresos medios y altos.

Otro ejemplo son las redes de bicicletas públicas mencionadas al inicio del artículo, que hasta principios de 2015 están disponibles solamente en comunas de poder adquisitivo medio o alto, tales como Providencia, Las Condes, Vitacura, Lo Barnechea, Santiago y Ñuñoa, aunque se ha anunciado que próximamente llegarán a comunas de sectores de menores ingresos.

Un tercer ejemplo de productos saludables disponibles mayormente para los sectores de más altos ingresos son los de control de peso ofrecidos por las cadenas especializadas y las grandes cadenas de farmacias. En general no están al alcance de los sectores de menores recursos por sus altos precios, especialmente considerando que dichos productos requieren ser consumidos diariamente durante un tiempo considerable.

El desafío

Los últimos gobiernos han implementado acciones con el objetivo de educar, motivar y promover estilos de vida saludables. Una es el programa Elige Vivir Sano, que fomenta la realización de actividades físicas al aire libre, una alimentación equilibrada y la prevención de enfermedades no transmisibles. Otro paso en la propagación de hábitos saludables es la ley de etiquetado de alimentos creada en 2014, que exige que los alimentos envasados aclaren si tienen exceso de sodio, azúcar, grasas saturadas o calorías. Aunque su implementación será gradual entre 2015 y 2017.

Las empresas vinculadas a la salud, el deporte y la alimentación, por su parte, tienen oportunidad de encarar acciones de responsabilidad social corporativa dirigidas a los sectores de menores recursos. Estas acciones podrían incluir actividades educativas acerca de los problemas generados por el exceso de peso, la promoción de hábitos alimenticios saludables, el fomento de la práctica deportiva y un diagnóstico personalizado realizado por médicos.

El desafío pendiente es que la ola saludable llegue a todos los sectores, principalmente para bajar los índices de exceso de peso y las enfermedades asociadas. Para lograrlo se necesita el trabajo conjunto de individuos, familias, gobierno, organizaciones y empresas.

 

About Our Research

Request a complimentary demonstration of our award-winning market research today.